22 marzo 2007

¿Desesperados, estúpidos, o ambos?

Así de contundentemente califica Keith Cowing, editor de NasaWatch, a los directivos de la agencia espacial norteamericana, tras filtrarse su decisión de cerrar el centro de investigación NIAC (NASA Institute for Advanced Concepts). Y, la verdad, tengo que decir que estoy de acuerdo con sus declaraciones.

El Instituto para Conceptos Avanzados de la NASA fue establecido para investigar nuevas ideas en materia aeronáutica y espacial. Era, por así decirlo, el organismo de I+D avanzado de la NASA (algo redundante, pues se convierte así en la I+D dentro de la I+D, pero es una forma de definir gráficamente sus funciones), que desarrollaba ideas tan futuristas como naves espaciales que se desplacen por el Sistema Solar utilizando los campos magnéticos para su propulsión, o enjambres de minúsculos robots enviados a explorar otros planetas, o trajes espaciales que generen su propia energía a partir del movimiento de su usuario, por ejemplo.

Como todo organismo dedicado a idear conceptos novedosos, muchos de ellos probablemente no saldrán nunca adelante, pero en ocasiones se puede dar con una idea que resulte revolucionaria, y justifique por sí sola la existencia del instituto.

Evidentemente, está la cuestión del coste. Pero es que en este caso no hablamos de nada desproporcionado, sino todo lo contrario: el NIAC tiene un presupuesto de 4 millones de dólares anuales, dentro de un presupuesto total para la NASA de 17.000 millones de dólares al año. Es decir, un 0,02% del presupuesto de la agencia espacial. Casi literalmente, nada.

Pero no sólo en términos relativos la cantidad es despreciable: en términos absolutos, 4 millones de dólares son también “el chocolate del loro”. Vale, a cualquiera de nosotros nos harían un buen apaño, pero en términos industriales son una verdadera minucia, incluso para una empresa pequeña (no digamos para la NASA...). Si Griffin y los suyos están cerrando el NIAC para compensar los 600 millones de dólares adicionales que necesitan en 2008 por sobrecostes en el programa Shuttle, es que, como dice Cowing, o están tontos, o desesperados... o ambos.

La verdad, apuesto por ambos, con perdón por lo de tontos, que sé que no lo son. Pero es que es absurdo, aunque entiendo que la administración de la NASA se encuentre entre la espada y la pared y se vean de algún modo “obligados” a hacer estas cosas. Lo de obligados, con muchas comillas, por supuesto.

Está claro que la visión de Bush le está haciendo mucho daño a la NASA: lo de llevar a cabo el programa Ares/Orión sin apenas variación en el presupuesto global de la agencia, comenzó obligando a cancelar multitud de programas con el objetivo de derivar sus fondos al nuevo programa presidencial. Este recorte afectó principalmente a la ciencia, con la cancelación de programas científicos y de investigación básica, algo que fue tremendamente criticado (yo incluido) en su día. Ahora, los incrementos en los costes (que, por acción de Murphy, cuando varían siempre lo hacen al alza) obligan a realizar nuevos recortes. Y le ha tocado al NIAC, aunque evidentemente será sólo uno más, pues con esos 4 millones poco harán...

Y eso es lo verdaderamente sorprendente, y lo que denota la desesperación a la que deben estar sujetos para buscar de dónde sacar el dinero. Y es que, sinceramente, no me gustaría estar en el pellejo de Griffin y sus colegas (bueno, no sé... si es con su sueldo, a lo mejor no me importaba tanto); porque si vuelven a recortar la parte científica, se les echará todo el mundo encima (aparte de que, recortar más, lo dejará reducido a un estado de anorexia terminal); si recortan la parte aeronáutica, también está chungo, porque ya sufrió mucho en el anterior recorte; otros programas menores, como el de nanotecnología o tecnologías de la información, por ejemplo, fueron ya reducidos hasta su casi eliminación total en el anterior tijeretazo, así que de ahí poco más se puede sacar... de modo que prácticamente no le deben quedar muchas opciones. Y esa es la única explicación (pobre, muy pobre) para cerrar el NIAC. Y digo que es pobre porque, dada la cuantía de la que hablamos, lo que se está haciendo es eliminar esta investigación sin conseguir nada a cambio. Porque no nos engañemos: esos 4 millones no son nada. Dicho de otra forma: es como si de repente nos quedamos en el paro, no tenemos para pagar la hipoteca, y le quitamos al niño el euro que le habíamos dado para comprarse chuches; seguimos con el problema exactamente igual, y el niño se queda llorando. Vale, es una comparación simplona, pero creo que elocuente.

En fin, que todo esto es muy triste. Y es que se están cargando la investigación, lo que podría dar buenos resultados a largo plazo, para salir del paso en el corto plazo. Se está hipotecando el futuro. (Foto: Pat Rawlings/NASA)

ACLARACIÓN POST-ARTÍCULO: Aunque lo menciono al principio del artículo, creo que lo hago tan de pasada que no queda claro: esto, por ahora, es sólo una filtración. Es decir, no ha habido comunicado oficial, aún no se ha comunicado el cierre del NIAC. Hasta podría ser que se echasen atrás, si se monta mucho revuelo. Pero por ahora, las fuentes de la filtración parecen de bastante credibilidad. Veremos en qué queda la cosa...


6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿De verdad que un departamente como ése solo tenía bajo su poder 4 millones de dólares de un presupuesto tan descomunal? Creyendo que esto sea verdad (que no), me sorprende que llegue el grito al cielo una vez cerrado el mismo y no mucho tiempo antes!

Vale, por supuesto veo mal que se cierre un departamento que no sabes lo que pueda salir de él en el futuro, pero que no se halla escuchado nada hasta ahora a la hora de cerrarlo...suena raro, y más con las mijagas que supuestamente recibían como presupuesto.

Javier Casado Pérez dijo...

Bueno, antes que nada debo decir algo que creo que no he dejado claro en el texto (ahora añadiré una aclaración final), y es que, como decía un poco de pasada al comienzo, el cierre del NIAC ha sido "una filtración"; es decir, no se ha ejecutado aún, ni se ha comunicado oficialmente la decisión. Incluso pudiera ser que, si se forma mucho barullo, se echen atrás. Pero por ahora se considera algo de alta probabilidad.

En cuanto a la cuantía, yo no tengo el dato directo, pero la cifra de 4 millones la da, varias veces (lo que hace poco probable la errata) tanto NASA Watch como New Scientist, y ambos suelen ser bastante fiables en estas cosas.

Efectivamente, es un coste ridículo. Pero puede tener su razón: al fin y al cabo, el NIAC era (es, mejor dicho, al menos por ahora) un "cubículo de cerebritos", por decirlo de forma coloquial, que no desarrollaba hardware real. Por tanto, su presupuesto es el de una pequeña empresa de ingeniería: los sueldos de los "pensantes", ordenadores y software, y gastos indirectos. Si el equipo estaba formado por un número reducido de expertos (con reducido no me refiero a 4 ó 5, sino 20 ó 30, o incluso más), es una cifra bastante creíble.

Salva85 dijo...

Esperemos que al final no les quiten el presupuesto, 4millones no son nada comparado con el total.Sin contar con el apaño que ese poco presupuesto puede llegar a hacer en un futuro...

Ya se pasaron recortando los presupuestos hace un par de años... como hagan esto la cagan pero bien (y perdon por la expresion).

Me parece bien la "vision" de volver a la luna, porsupuesto, pero si para ello hay que sacrificar misiones científicas básicas y un sinfin de cosas mas pues como que no merece la pena. Como sigamos así nos vamos a meter en otra guerra fría en la que llegar antes que el otro y la política están por encima de todo. Una lastima.

Salva85.

Anónimo dijo...

La verdad es que ya nos encontramos en una segunda guerra fría entre China y EEUU, aunque sin la tensión de aquellos momentos. Es más, yo abogo por ella porque es cuando realmente se mejora la capacidad tecnológica (exceptuando las grandes guerras claro).

Esta segunda guerra fría entre ambos países está en auge (misil antisatélite chino, volver a la luna, etc) y acabará tan pronto como alguien pise Marte. Adelante pues!

No descartemos tampoco a Rusia, que pese a estar en segundo plano, puede dar la sorpresa uniéndose parcialmente a Europa en el plano aeroespacial.

Javier Casado Pérez dijo...

Enlazando con el contenido de esta entrada, no considero justificado (desde mi punto de vista, claro) cancelar mulitud de programas (e incluso de entidades, como en este caso) para llevar adelante el nuevo programa lunar, sea por motivos "chinos" o por lo que sea. Si se quiere hacer, pónganse los fondos necesarios.

Y en cuanto a lo que comentas, pues es cuestión de opiniones, pero para mí el escenario que pintas es, desgraciadamente, ciencia ficción (puedo equivocarme, es una simple opinión).

Que hay rivalidad con China es cierto, y cada vez más, según aquel país se va convirtiendo en un rival más poderoso en el terreno económico, sobre todo (que al final es el que cuenta). Que esa rivalidad se ve reflejada en todos los terrenos, es lógico, y que podría tener un cierto peso de fondo en la decisión de volver a la Luna, también podría ser (todo muy matizado; no me repetiré sobre lo que pienso al respecto, que ya escribí aquí hace tiempo, podéis buscarlo en los archivos). Pero de ahí a ir a MArte, hay años luz...

Lamentablemente, no creo que veamos la misión tripulada a Marte durante nuestras vidas (ojalá me equivoque; tampoco en los 50 nadie soñaba con llegar a la Luna en menos de 20 años, y mira...). A día de hoy, no hay justificación para ello.

Y sobre Rusia y Europa, mucho tendrían que cambiar las cosas. Se están dando pasos en la buena dirección, como es la colaboración en torno al lanzador Soyuz en Kourou y otras cosas, pero por ahora motivos varios están frenando una colaboración más directa (vehículo tripulado, por ejemplo). Ojalá cambie, pero hoy por hoy, la cosa está simplemente tibia...

Saludos

Javier Casado Pérez dijo...

Bueno, parece que se confirma el "cierre" del NIAC. Lo pongo entre comillas porque de su página web deduzco que es un cierre oculto. Por cierto, que la cosa ha tardado en confirmarse (lo he chequeado periódicamente, y no encontraba nuevas informaciones que confirmasen la noticia que encabezaba este artículo), y cuando se ha hecho, ha sido de forma bastante subrepticia y haciendo el menor ruido posible.
Me explico: según la web del NIAC (www.niac.usra.edu) en el momento de escribir esto, uno diría que la institución sigue existiendo, y sobre el papel existe... pero si se entra al detalle se verán diferentes avisos de cancelaciones: se cancelan los contratos con las universidades, se cancelan las becas para estudiantes, etc. Y leyendo en detalle, en una de estas noticias se comenta que "no NASA support will be available for NIAC after August 31, 2007". Aunque luego comentan que buscarán otras vías de financiación, lo cierto es que a partir del 31 de agosto, el NIAC se queda sin fonfos. R.I.P.