30 agosto 2018

[LIBRO] El fallo no es una opción. La accidentada historia de la astronáutica

Aunque hace ya tiempo que dejé de escribir en el blog, hoy vengo de nuevo para anunciaros la publicación de un nuevo libro. Se titula “EL FALLO NO ES UNA OPCIÓN. La accidentada historia de la astronáutica”.


Sí, seguro que a muchos este título os recordará otro de mis libros, “Houston, tenemos un problema”. Es cierto: el tema es el mismo, y hasta el enfoque: descripción detallada de los accidentes, sus causas y consecuencias, utilizándolos además como hilo conductor para ir relatando toda la historia de la astronáutica desde sus inicios hasta nuestros días. En cierto modo, se puede decir que este nuevo libro es un “Houston 2.0”. O, despectivamente, “un refrito”. Bueno, sí, un poco de eso hay, aunque también creo que hay diferencias suficientes como para justificar un nuevo título y considerarlo un libro nuevo, más que una nueva edición del anterior.

¿Por qué volver ahora sobre este tema? Bien, para empezar, siempre supe que el Houston quedaría desactualizado en algún momento, porque siempre ocurrirían nuevos accidentes con posterioridad a la publicación del libro. Y, efectivamente, así ha sido. Aunque desde su publicación en 2005 no hemos tenido que lamentar ningún nuevo accidente mortal en el programa espacial tripulado (aunque sí ha habido víctimas relacionadas con el desarrollo de tecnología espacial, como en el accidente de Scaled Composites en Mojave en 2007), sí han existido accidentes de mayor o menor gravedad en estos últimos 13 años. Y también en este tiempo han salido a la luz algunos incidentes relacionados con el programa del transbordador espacial que no habían trascendido aún al exterior en la fecha en que escribí ese libro.

Como digo, eso lo sabía desde el primer momento, y por eso desde que publiqué el anterior continué recopilando toda la información que podía sobre cada nuevo accidente o incidente grave, así como los nuevos datos que a veces aparecían sobre los casos más antiguos. ¿Por qué? Pues… supongo que porque en el fondo nunca me he cerrado a la posibilidad de sacar una nueva edición revisada y actualizada de aquel libro; sin ser algo que me hubiera planteado nunca seriamente, sabía que era una posibilidad. Pero, sobre todo, porque me gusta el tema. Me gusta mucho.

No, no soy un morboso. Pero es que el tema de los accidentes y su investigación, es apasionante. Es un reto en todas sus facetas: desde la prevención, que obliga a diseñar bajo los criterios de la seguridad, buscando la redundancia o los diseños “fail safe” (tolerantes al fallo), hasta la investigación de los accidentes, que a menudo es toda una labor de investigación del más alto nivel. Por no hablar del reto que a su vez supone después rediseñar el sistema para evitar que un fallo de ese tipo pueda reproducirse en el futuro. Técnicamente, todo esto es apasionante, y yo creo que a todo amante de la ciencia y la tecnología le resulta tremendamente atractivo.

Pero es que, además, el relato de los accidentes, la epopeya de quienes los sufren, es también emocionante. Dejemos el morbo aparte, de hecho es incluso mucho más emocionante cuando no hay víctimas y se consiguen superar todos los problemas: seamos sinceros, a todos nos gusta. Nos gusta la peli de “Apolo 13”, nos gusta la peli de “Gravity”… ¿y por qué? Pues porque durante toda la película sus protagonistas están luchando por sus vidas, superando un problema tras otro, hasta el final. Y nos encanta. ¿Quién se tragaría dos horas de proyección en las que un astronauta se limitase a realizar sus experimentos, comer, ejercitarse en la cinta de correr, y dormir? Vale, no me refería a ti… sí, ya sé que aquí más de uno se lo tragaría, pero hablamos de gente “normal” ;-) Por ello, siempre he creído que relatar la historia de la exploración espacial tomando los accidentes como hilo conductor, es una forma apasionante de hacerlo, quizás una de las más amenas que se pueda encontrar, y que además permite al lector ser mucho más consciente de lo que implica subir al espacio. Ver un vídeo en youtube de los astronautas de la ISS jugando con burbujas de agua puede ser chulo, pero ser astronauta es mucho más que eso, y a veces lo olvidamos.

Volviendo al libro, y para aquellos que ya conozcáis el “Houston”, ¿qué aporta éste de nuevo? Pues lo más destacable es la inclusión de 5 nuevos capítulos en los que se tratan 6 nuevos accidentes o incidentes graves. También he ampliado ligeramente algunos de los accidentes “antiguos” con información adicional. Por último, he corregido erratas y algún pequeño error, y he revisado extensamente el texto, realizando algunas modificaciones en la redacción, a nivel principalmente de estilo. El resultado asciende a 693 "páginas equivalentes", según recuento de Amazon. También hay algunas fotografías nuevas; las fotos (250, nada menos) siguen siendo en este libro una parte muy importante, complementaria del texto, ayudándonos tanto a comprender lo que leemos (especialmente en el caso de las descripciones más técnicas) como a meternos en situación. En fin, más allá de los nuevos capítulos, se trata de temas menores que probablemente no justifiquen la relectura para quienes ya conozcáis el anterior, pero que creo que harán la experiencia bastante más satisfactoria a quienes se aproximen a este libro por primera vez. Sinceramente, creo que este libro no sólo ha ganado en contenidos, sino también en calidad con respecto al anterior.

Y hay una razón adicional para publicarlo: que el “Houston” ya hace tiempo que no se encuentra en las librerías. Al parecer, el libro está agotado. Digo al parecer, porque me he tenido que enterar por terceros, y en la editorial pasan de mí… y de pagarme mis derechos de autor correspondientes, dicho sea de paso. Así que, viendo que puede haber nuevos potenciales lectores interesados en el tema (¡han pasado 13 años, que se dice pronto!) que no pueden encontrar un libro así en el mercado, he decidido llevar a la práctica esa antigua idea de sacar una nueva versión actualizada y mejorada. Y esta vez al margen del mercado editorial tradicional, tras sufrir las experiencias previas…

Finalmente, una curiosidad sobre el título. Como en cierto modo se puede considerar una versión 2.0 del “Houston”, pues qué mejor que titularlo de forma acorde. Si en la historia del Apollo 13 la primera frase famosa fue “Houston, tenemos un problema” (bueno, o “hemos tenido”…. pero eso es para frikis), la segunda, la que vino después, se supone que la pronunció Gene Kranz para exhortar a su equipo a buscar una solución: “El fallo no es una opción”. Que sí, que ya lo sé, que nunca la pronunció, que se la inventaron para la peli… ¿Y qué? Mola. Y expresa perfectamente el espíritu con el que se previenen, se investigan y se da solución a los accidentes, que es una de las claves del libro. Así que ésta ha sido la frase elegida. Una versión 2.0 con una frase 2.0.

En fin, no me enrollo más. Si lo leéis, espero que os guste. ¡Hasta dentro de otros 13(?) años!

Podéis encontrar el libro en Amazon:


…y en el resto de webs nacionales de Amazon.

4 comentarios:

Asier dijo...

Hola Javier,

muchas gracias por el nuevo libro. Sin duda lo comprare, ya que el primero me encanto.

Sim embargo, preferiria tenerlo en papel a ser posible. Has llegado a un acuerdo con alguna editorial para que te lo publiquen?

Un saludo y gracias de nuevo,

Asier

Dani Torregrosa dijo...

¡Qué gran noticia, Javier!

Ya está en mi Kindle. Y por lo que leo, soy de los afortunados que tienen 'Houston, tenemos un problema'. ;)

Lo leeré en cuanto pueda, y cuenta con una reseña en mi blog el 31 de diciembre, como manda la tradición.

Mil gracias y un cordial saludo

Unknown dijo...

En primer luga, ¡enhorabuena!

Y ahora viene la pregunta clásica: ¿habrá edición en papel?

Gracias

Javier Casado dijo...

Madre mía, qué obsoleto tengo esto y qué abandonado, que ni me permite contestaros individualmente a vuestros comentarios... En fin, os contesto a los tres aquí:

A los tres, ante todo, muchas gracias por vuestro entusiasmo, y a los que ya lo tenéis, espero que os guste :-)

A los que me preguntáis por el papel: no, de momento (aunque nunca se puede asegurar nada) no me planteo acudir a editoriales, mis experiencias previas han sido... agridulces, podríamos decir. Pero Amazon da la posibilidad de editar en papel bajo pedido, y es algo que aún no he mirado en detalle. El problema, creo, es que saldrá un precio carísimo, debido a las fotos. Publicar en papel con fotos es caro. Pero lo miraré. No aseguro nada, depende del curro que lleve prepararlo, que no me sobra el tiempo ;-)

Gracias de nuevo, y hasta pronto