10 enero 2008

Arte en el Universo ¿Casualidad, o algo más?

¿Casualidad o no tanto? Ultimamente he encontrado dos casos de utilización de este título para un contenido idéntico (en la idea, no en el detalle) a mi libro del mismo título, publicado en 2003.
El primer caso del que tuve constancia, hace unos meses, fue una exposición del Planetario de Madrid, producida por el propio planetario. Un lugar en cuya librería se vendía hace algún tiempo (la última vez que fui, coincidiendo con la exposición, ya no lo vi) mi libro, Arte en el Universo. Curiosamente, además, la primera frase de la descripción de la exposición recuerda bastante a la primera frase de la reseña que aparece en la contracubierta de mi libro. O a lo mejor es que yo soy muy malpensado…

El segundo caso es un vídeo de YouTube, a cuyo título le han añadido “El” delante. Me he puesto en contacto con la persona que lo colgó allí, para saber el origen del título (en este caso veía más posible que pudiera ser pura casualidad), y, tras tres semanas y un par de amables insistencias, aún estoy esperando respuesta. Eso sí, acabo de comprobar que ha retirado el vídeo (podéis comprobarlo si pincháis el link anterior, que funcionaba hace apenas unos días). No era mi intención: simplemente le preguntaba si se había basado en mi libro, y en caso afirmativo, le pedía que lo mencionara en unos créditos finales. Su acción retirando el vídeo (e incluso eliminando su cuenta de usuario) me parece desproporcionada, pero parece confirmar que lo del título y el contenido tampoco en este caso era casualidad.

No estoy hablando de plagio, en sentido estricto. En ningún caso hablamos de un libro, ni tampoco el contenido de la exposición o del vídeo son idénticos a mi libro (bueno, en el caso de la exposición, un buen número de fotos son las mismas; pero son fotos de libre acceso, y podría suponerse que los del planetario y yo tuvimos gustos similares al hacer la selección…). Pero sí creo que mi libro ha servido de inspiración para estos productos. Lo cual me halaga, pero creo que lo apropiado en estos casos hubiera sido hacer una pequeña mención al motivo de dicha inspiración (bastaría una de esas frases en letra pequeña que nadie lee, al final de la presentación de la exposición, por ejemplo, diciendo algo así como “Inspirado en el libro ‘Arte en el Universo’, de Javier Casado”). No creo que costase nada hacerlo así, y yo me habría sentido bastante más complacido, y no me habría quedado con la cara de tonto que se me quedó cuando me encontré por casualidad con la exposición en el planetario. Sinceramente, me pareció feo. No costaba nada hacerlo bien, creo yo; es decir, simplemente contactarme para pedirme permiso, que les hubiera concedido sin problema, sin más que hacer referencia al origen “en letra pequeña”.

Según me han informado, podría exigir al Planetario de Madrid que rectificase, como mejor me pareciera. Aunque el tema de la similitud de los contenidos es algo más complicado de demostrar (requeriría un peritaje), el título de mi libro está protegido, y no puede utilizarse para actividades como la citada exposición sin autorización expresa. Pero, la verdad, no me parece que merezca la pena; ¿qué iba a hacer, obligarles a retirar la exposición? Pues no es lo que quiero, si precisamente son actividades como éstas lo que hace falta en este país. ¿Quizás podría pedirles que me mencionaran? Pues sí, y así lo he hecho, sin éxito. No desmienten el origen de la exposición, pero tampoco se molestan en reconocerlo. ¿Podría exigírselo? Parece que legalmente sí, pero, sinceramente, aparte de satisfacer mi ego, no creo que mereciera el esfuerzo desde ningún otro punto de vista. Así que creo que lo dejaré estar. Pero, repito, me parece que lo que han hecho, de la forma que lo han hecho, está bastante feo.

3 comentarios:

omalaled dijo...

Te doy mi sincera opinión, Javier: si vivieras de los libros que publicas, tus ideas y ello te significara un grave perjuicio, la cosa sería diferente. Pero míratelo de otra manera: si alguien se queda con la frase y un día ve la portada de tu libro, le sonará ...

Aun así, he de decir que yo he leído tu libro y lo encontré simplemente fascinante.

Salud!

Javier Casado Pérez dijo...

Totalmente de acuerdo. Por eso tampoco me he molestado en ir a más. Pero, como digo en la entrada, su forma de actuar (la del Planetario, no la del chico de internet, que es un caso totalmente diferente) me parece muy "fea", la forma en cómo se ha hecho. En cierto modo, es una falta de respeto.

Muchas gracias por tu comentario sobre el libro. ¡Saludos!

mizar dijo...

Como no tengo ese libro tuyo en concreto desconozco las advertencias que figuran en el mismo, pero supongo que serán del estilo: "...prohibida la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluída la reprografía y el tratamiento informático". Ello te habilitaría para una reclamación, aunque si las imágenes son de libre acceso ya sería más jodido y sujeto a las eternas interpretaciones. De cualquier modo y como profesional en temas digitales te aseguro que las cosas de autoría y copyrights van a estar cada vez más chungas en el futuro: hoy día se copia, reproduce e interpreta de todo, y se usan todo tipo de artimañas legales (en buena parte porque hay un "agujero negro" legal que también crece y crece al compás de las tecnologías nacientes) para que la cosa quede impune. Y que si reclamas quedas encima como un intolerante. En fin, paciencia.

Saludos