15 febrero 2008

Seguimos con Griffin

A falta de nada mejor que contar (bueno, vale, sí, el Columbus ya está amarrado a la estación -por fin-, el astronauta alemán Schlegel estuvo indispuesto pero luego se recuperó, y esas cosas... pero eso no da para mucho comentario), menos mal que tenemos al Administrador de la NASA Griffin dando discursos a diestro y siniestro, para amenizar un poquito el blog.

El último ha sido el 13 de febrero ante un comité del Congreso norteamericano, con ocasión de la solicitud de los presupuestos de la NASA para 2009, y, aunque una vez más no ha dicho nada realmente revolucionario, quiero destacar algunas frases.

Para empezar, cómo no, ha hablado de cómo el Columbus ya está en la ISS y de cómo el módulo japonés Kibo le seguirá pronto. Y me hace gracia, una vez más, leer la tan repetida frase "con estos vuelos estamos haciendo honor a los compromisos de nuestra nación con nuestros socios internacionales en la Estación Espacial". Jo, qué obsesión con destacar que, tras el pollo que se montó en su día, están haciendo lo que tenían que hacer y no han dejado tirados a sus socios. Pero bueno, si él se empeña en recordar que cumplen sus compromisos, yo seguiré recordando que lo hacen porque se les echó media comunidad internacional encima.

Luego viene algo interesante, y es su visión personal del programa COTS, de la iniciativa para favorecer servicios privados de apoyo a la estación espacial internacional (envío de carga y tripulaciones a órbita baja). Griffin dice que “los vehículos comerciales de transporte de tripulaciones no es probable que estén disponibles para 2012. Por supuesto, los potenciales proveedores de dichos servicios dirán otra cosa, y de hecho les deseo todo el éxito posible. Nadie desea más que yo que ellos tengan razón y yo esté equivocado”.

Totalmente de acuerdo: tal como están las cosas a día de hoy, no digo ya 2012, es que yo no lo veo ni para 2016… Aunque también deseo estar equivocado…

Así que Griffin insiste en abrirles los ojos a los congresistas a lo obvio: que o compran más asientos en las Soyuz a los rusos, o sus astronautas se quedarán en tierra durante unos cuantos años. Nada nuevo para los que conocemos esto, pero ya sabemos que a los políticos hay que repetirles las cosas varias veces y muy claritas. Pero me llama la atención (bueno, no mucho, que uno ya está acostumbrado a leer tonterías) una de las frases que utiliza en este contexto.

Y es que Griffin usa palabrería política para decir que no es de su gusto depender de los rusos, pero que no hay otra salida, y que por otra parte, menos mal que están ahí los rusos para echar mano de ellos, que si no… Pero lo absurdo es la mención a la transferencia tecnológica: “tengo la firme creencia de que debemos minimizar nuestra dependencia de la Soyuz rusa y protegernos contra la proliferación de tecnología armamentística hacia nuestros adversarios”. No sé si estoy interpretando mal (frase original: my firm belief that we need to minimize our dependence on the Russian Soyuz and protect against proliferation of weapons technology to our adversaries), pero creo que usa “proliferación” donde debería usar “transferencia”. Y esto es lo que veo absurdo: ¿qué transferencia tecnológica hacen los americanos a los rusos pagándoles para subir a un astronauta suyo en las Soyuz? No sé, me parece a mi que, si acaso, serían los rusos los que podrían estar recelosos de que un americano conozca los detalles de su nave, ¿no? (que ya sé que no, que esto ya se conoce hace mucho). En fin, son algunas de las absurdas consecuencias de las restricciones ITAR del gobierno norteamericano, que frecuentemente se usan más como boicot comercial que como verdadera protección de transferencia tecnológica armamentística, que es su fin teórico. (¿Os acordáis cuando nos vetaron la venta de aviones de transporte de fabricación española a Venezuela con la excusa de que llevaban algún inofensivo circuito electrónico americano, poco después de sacar a nuestras tropas de Irak? Pues eso, es sólo un ejemplo, aunque los hay a montones).

Bueno, cambiamos de tema. Griffin también habló de la retirada del Shuttle, insistiendo en que debe retirarse en 2010. Volviendo sobre el tema de la compra de asientos en las Soyuz, comentó que algunos opinan que “este dilema podría evitarse manteniendo el Shuttle en vuelo después de su actual fecha planificada de retiro en 2010”. Pero recuerda que, aún así, dependerán de la Soyuz como vehículo de emergencia amarrado a la ISS (consecuencia de la cancelación del vehículo equivalente americano, el CRV, hace ya bastantes años, añado), y además comenta que “de hecho, empeoraría la situación. El dinero gastado en volar el Shuttle más allá de 2010 no estará disponible para el Ares y el Orión, lo que provocará que el hueco entre el retiro del Shuttle y el desarrollo de nuevos sistemas crezca, y con él la dependencia de los sistemas rusos”.

Aquí, desde mi punto de vista, Griffin miente a medias (o dice medias verdades, como lo queráis ver). Es cierto, retrasar el retiro del Shuttle quitará fondos al Constellation y retrasará su entrada en servicio, pero no tiene por qué aumentar el hueco entre uno y otro: puedes mantener el Shuttle en servicio hasta que esté listo el Orión (aunque esto pueda ser en 2020, por ejemplo), y de hecho habrás eliminado dicho hueco. Que sea mejor o no ya es otro tema, pero puede hacerse. Otra cosa es que, entre tanto, sigas dependiendo de la Soyuz como vehículo de rescate, pero eso no es ningún cambio, ya que esa ha sido la situación desde que llegó la primera tripulación a la ISS el año 2000.

Por último, sobre la entrada en servicio del Orión, Griffin se ratifica en 2015 como fecha más fiable. De nuevo dice que ojalá se equivoque, y que todo el mundo está haciendo todo lo posible por acortar esa fecha al máximo, pero que lo duda. En el mejor de los casos, en un mundo perfecto, sin problemas técnicos ni de presupuestos, la fecha más próxima posible sería 2013, según Griffin. Lo cual es como decir, si sabes un poco cómo funcionan estas cosas, “daros por contentos con 2015, que todavía podría ser peor”.

Y nada más, luego pide dinero, que para eso era la audiencia. Y suelta una frase que me ha gustado: “La exploración espacial no es para pusilánimes, ni para los que se distraen fácilmente”. Suerte, Sr. Griffin. (Foto: NASA)

4 comentarios:

monsieur le six dijo...

Veo que Griffin es tu ídolo, ¿eh? :P

Es triste lo de la NASA, pero hay que mentalizarse: el gobierno actual de EEUU no cree en el espacio (excepto para algún satélite militar, aunque sólo sirva para derribarlo con un misil :P), y la falta de interés y de presupuesto ya ha condenado a muerte a la NASA para los póximos 10 años como mínimo. Puede que Obama (crucemos los dedos para que salga elegido) cambie esta situación, pero no está claro, y aunque lo hiciera, de algún modo ya han perdido el tren.

Mientras China avanza a pasos agigantados, y Rusia y la ESA colaboran entre sí y mantienen su pragmática política del "lento pero seguro", los norteamericanos aún no aben ni qué hacer con sus lanzaderas, mientras se hipotecan a futuros proyectos que no se sabe si serán eficaces y que además no aportan realmente nada nuevo (¿acaso no es el Orion una especie de vuelta al Apollo?).

Mientras Rusia mantiene su hegemonía en los vuelos tripulados con sus Soyuz, la ESA lanzará pronto su primer ATV, y no parece que esté lejos conseguir para ambos el ACTS que permitirá realizar todo tipo de misiones, incluído el viaje a la Luna. ¿Qué tienen los americanos mientras tanto? ¿Los planos del Orion? ¿Unas lanzaderas que mantienen vivas a regañadientes?

Javier Casado Pérez dijo...

Lamentablemente, soy aún más pesimista que tú.

Yo no creo que el gobierno actual de los Estados Unidos no crea en el espacio; es que ningún gobierno ha creído en el espacio desde que se llegó a la Luna, más allá de su utilización comercial y militar.

Pero tampoco considero que China avance a pasos agigantados, ni mucho menos. Eso es un mito. Avanza, sí, pero a paso de tortuga. Rusia vuelve a ser una esperanza, ahora que vuelve a ser una potencia económica, pero de momento se queda en eso, en esperanza. La ESA sí avanza pasito a pasito y con misiones muy centradas en lo científico, pero con un presupuesto de un tercio del de la NASA, aún hay camino por recorrer.

Es cierto, todos los aficionados al espacio y amantes de la ciencia en general querríamos más, mucho más... pero habrá que conformarse con seguir de cerca lo que hay, y seguir criticándolo, que es lo que nos queda... :-)

zeroauriga dijo...

Hola Javier. Primero de todo, felicitarte por este excelente Blog. Me gustan los temas que tratas y el enfoque que les das, enhorabuena.
Sobre el amigo Griffin... y sus palabras:
"debemos minimizar nuestra dependencia de la Soyuz rusa y protegernos contra la proliferación de tecnología armamentística hacia nuestros adversarios"
Esto practicamente no tiene nada que ver con el espacio, sino mas bien con el "eje del maligno" Y aquella prohibicion de comprar asientos en capsulas Soyuz porque los rusos estaban cooperando con Iran en la construccion de una central nuclear ( de esas que dan electricidad)
Algo de info:
http://www.physorg.com/news9854.html
Parece que luego se lo pensaron mejor cuando se dieron cuenta de que si la cosa se pone peluda en la Iss, tienen todos que escapar en las Soyuz independiententemente de su nacionalidad...
En fin, ¿quien entiende a esta gente?
Un saludo.

Javier Casado Pérez dijo...

Hola zeroauriga, y muchas gracias por tus comentarios sobre el blog.
Sobre lo otro... bueno, es política. Al fin y al cabo, la exploración del espacio siempre se ha movido más por razones políticas que por las científicas o tecnológicas. Pero bueno, al menos da "beneficios colaterales" ajenos a dicha política... ¡Saludos!