04 febrero 2009

Lanzamiento orbital iraní

Ya llegó. Tras un vuelo de pruebas a comienzos de 2008 y un intento frustrado de orbitar un satélite en agosto del mismo año (aunque fuentes iraníes no lo reconocen, identificándolo como un segundo vuelo de pruebas con una carga inerte), Irán ha conseguido poner en órbita con fecha 2 de febrero su satélite Omid, de fabricación nacional, con su lanzador Safir, derivado del misil de alcance medio Shahab 3, derivado a su vez del misil norcoreano Taepodong-1 (otras veces escrito como Nodong-1).

El lanzamiento tuvo lugar coincidiendo con el 30º aniversario de la revolución islámica en Irán, y se ha limitado a poner en órbita baja (245 x 378 km) un pequeño satélite de unos 30 kg, básicamente experimental, que se espera que esté operativo durante no más de 3 ó 4 meses, tiempo aproximado que podrá estar en órbita debido al rozamiento con las capas altas de la atmósfera.

El lanzamiento ha provocado las habituales declaraciones de alarma por parte de diferentes gobiernos occidentales, que alertan sobre la relación directa de la tecnología utilizada en el Safir con el desarrollo de misiles de medio-largo alcance. Entre tanto, los iraníes se defienden alegando el carácter completamente pacífico de su programa espacial, y con declaraciones como éstas de su presidente Ahmadinejab: “Nuestra visión de la tecnología es divina, al contrario que las potencias que dominan el mundo, que tienen visiones satánicas”. En fin, el día que consigamos separar la religión de la política, el mundo irá mucho mejor.

1 comentario:

ca dijo...

en realidad esta muy bien, es divertido que mas paises lanzen cohetes