06 abril 2009

Negando la evidencia

Si no fuera porque su continua violación de los derechos humanos los hace más acreedores del apelativo "sanguinarios", ciertos regímenes dictatoriales podrían calificarse de "ridículos".

Me refiero a la situación que se ha dado en Corea del Norte tras el reciente intento de lanzamiento de su satélite, a las 2:30 GMT del domingo 5 de abril. Al igual que sucediera en el anterior intento de 1998, el lanzamiento del misil de tres etapas Taepo-Dong 2 que debía poner en órbita el satélite Kwangmyongsong-2 ha sido un fracaso. Según algunas informaciones, parece que la segunda etapa del cohete pudo quedarse algo corta de empuje, impidiendo a la tercera alcanzar la velocidad orbital, aunque realmente se conocen pocos detalles. Lo que sí está claro es que no se ha puesto en órbita ningún satélite, aunque se confirma que la trayectoria seguida por el cohete demuestra que ésa era la intención del lanzamiento (lo que no implica que no sirviera también para probar la tecnología de un nuevo misil, como critica la comunidad internacional).

Y, sin embargo, los servicios de noticias norcoreanos anuncian a su pueblo que el Kwangmyongsong-2 ha sido puesto satisfactoriamente en órbita, y que está retransmitiendo canciones patrióticas en la banda de 470 MHz. Entre ellas, la "Canción del General Kim Il-sung", y la "Canción del General Kim Jong-il" (el primero, fundador de Corea del Norte, padre del segundo, actual dictador; todo queda en familia). Qué bonito...

Así que, por segunda vez, el régimen norcoreano declara haber puesto en órbita un satélite mientras fuera de sus fronteras todo el mundo sabe que esto es falso. Como decía, si no fuera porque merece apelativos mucho más graves y serios, tras estas absurdas mentiras el régimen norcoreano merecería los de ridículo y patético.

Claro que existe otra posibilidad, apuntada por algunos sectores críticos: que nunca se haya pretendido poner un satélite en órbita, y que todo esto no sea más que una estratagema para negar la naturaleza puramente militar del lanzamiento, como prueba de un nuevo misil sin carga útil. En este sentido, tanto la tercera etapa como el satélite podrían haber sido completamente ficticios. La verdad es que, sin conocerse más datos, es imposible decantarse por una u otra opción.

(En la foto, imágenes por satélite de la base de lanzamiento de Musudan-ri con el cohete listo en su plataforma. Foto: Digital Globe/Isis)

5 comentarios:

predlou dijo...

Todo lo que se pueda decir de ese régimen sería poco, así que no voy a abundar en tu comentario al respecto. Más que un país, es un agujero con forma de fosa común.

Si he entendido bien lo que es una bomba nuclear y un sistema de lanzamiento, es extraordinariamente caro y extraordinariamente difícil. Estoy buscando confirmación o desmentido a la idea de que Corea del Norte simplemente no tiene de dónde sacar para obtener tecnología primero, técnicos después y por último infraestructura industrial. No pueden hacerla, sin más porque es, hasta donde se me alcanza, el país más empobrecido y desestructurado del mundo (o casi).

En la dirección que apunto está el aparente aburrimiento con que las potencias se toman el asunto del coehete ahora y de las plantas de enriquecimiento de hace un tiempo. Es como si el asunto fuera más de un país irritante que de un país peligroso.

¿Qué opinas?

detort dijo...

También en la línea que comento hay ejemplos como el de la China de Mao, que se apresuró a lanzar un cohete con una bomba atómica, pero la realidad del asunto es de que era principalmente peligrosa para los que la lanzaron (inexplicablemente, el lanzamiento salió bien y no arrasó con una ciudad bastante populosa por debajo de la trayectoria), totalmente inusable para cualquier otra cosa diferente de la propaganda.

Javier Casado Pérez dijo...

La verdad es que no creo que pueda opinar mucho al respecto, o que mi opinión sea muy valiosa, en el sentido de que esto se escapa a mi área de especialización. Pero a título de comentario individual, opino que fabricar un misil no es hoy día tan extremadamente complicado (recordemos que los alemanes ya lo hicieron en la Segunda Guerra Mundial), y que Corea lleva ya décadas intentándolo. Otra cosa es el tema nuclear, que por lo poco que sé creo que necesita más infraestructura tecnológica. Pero a pesar de todo mi opinión es que cualquier régimen que se empeñe lo conseguirá, tarde o temprano.

Anónimo dijo...

No puede denominarse civilizacion aquella en la que sus gobernantes no siguieran sus propias leyes.

Anónimo dijo...

Predlou, a EEUU Corea del Norte se la suda. Es más un problema que herederán sus vecinos inmediatos (Rusia, China, Corea del Sur y Japón) y yo personalmente creo que les conviene tener el asunto ahí supurando porque nunca se sabe. Con la misma de aquí a unos años, cuando la decadencia de los EEUU sea ya imposible de camuflar no me extrañaría lo más mínimo que se convirtiesen en aliados (EEUU y Corea del Norte). Como todos los regímenes que no pueden sustentarse por sí mismos (que son muchos más de lo que parecen, bastantes occidentales incluidos), la solución a este asunto vendrá de los que ahora le dan cuerda en un sentido o en otro. En cualquier caso, tenemos otros aprendices de brujo llenando de mierda las órbitas bajas y creando más problemas de tráfico orbital. Y mucho me temo que esto cundirá y se propagará, porque a medida que el "imperio" se hunda un montón de Estados querrán meter la cuchara en el tema espacial (de tamaño no sólo grande sino intermedio y seguramente pequeños unidos), y no veo que en ninguna parte se estén dando pasos para crear una auténtica agencia espacial internacional para regular todo este tipo de desmanes (básicamente porque todo el mundo está muy contento haciendo lo que le da la gana sin dar explicaciones a los demás). Por cierto, regímenes que violan los derechos humanos, ciertamente que Corea del Norte lo hace con sus naturales, pero muchos occidentales lo hacemos con no naturales a los que les imponemos este tipo de gobiernos para saquearlos más a gusto y poder despilfarrar sus recursos.