30 abril 2008

El accidente de la Soyuz TMA-11 fue culpa de las mujeres

Parece que el machismo en Rusia sigue estando a la orden del día. Aunque la verdad es que no sólo pasa en Rusia... no hay más que recordar las "perlas" que ha soltado recientemente Berlusconi sobre la composición del nuevo gobierno español (con más mujeres que hombres), o algunas que también hemos oído y leído por estos mismos pagos al respecto...

Pero sí, volviendo al principio, parece que Anatoly Perminov, director de la agencia espacial rusa (Roskosmos) necesita unas cuantas clases de diplomacia cuando se trata de hablar de mujeres en el espacio. Bueno, y quizás también necesita un poco de cultura científica para dejar de creer en absurdas supersticiones. O a lo mejor simplemente necesita un par de leches, a ver si espabila (perdón, que uno se va calentando...)

El caso es que, no contento con haber decidido recientemente eliminar el número 13 en la contabilidad de las misiones Soyuz TMA, no sea "que pase algo" (con lo que pasaremos de la Soyuz TMA-12 a la 14 directamente), ahora se nos despacha con que quizás el hecho de que hubiera dos mujeres a bordo de la última nave Soyuz que volvió a la Tierra podría haber sido la razón de los serios problemas experimentados durante la reentrada. Y el tío se queda tan serio...

Como sabéis, el pasado sábado día 19 tenía lugar el retorno a la Tierra de la misión Soyuz TMA-11 procedente de la Estación Espacial Internacional. A bordo viajaban el cosmonauta ruso Yuri Malenchenko, la norteamericana Peggy Whitson (primera mujer comandante de una tripulación a bordo de la ISS), y la astronauta surcoreana So-Yeon Yi. Es decir, dos mujeres y un hombre (algo que parece que a Perminov le chirría bastante). Y la vuelta de esta nave a la Tierra fue de lo más accidentada, perdiéndose contacto por radio desde los inicios de la reentrada, descendiendo en una trayectoria balística (no la habitual) que sometió a sus ocupantes a tremendas aceleraciones, y aterrizando a más de 400 km del lugar previsto, sin que el control de la misión conociera el estado ni el paradero de la nave hasta 30 minutos después del aterrizaje. Un descenso repleto de fallos gravísimos, en lo que pudo haber sido una repetición del accidente de la Soyuz 5 en 1969 (en el que su único ocupante casi muere incinerado), y que está siendo investigado con seria preocupación. No me enrollo más, porque en el próximo número de Espacio (junio) dedico un artículo completo al análisis de este grave incidente.

Pues bien, en una rueda de prensa sobre estos problemas, alguien le preguntó a Perminov (también el periodista se las trae…) si pensaba que el problema podría estar relacionado con una superstición rusa que dice que tener mujeres a bordo de un barco da mala suerte. Y nuestro hombre, tan tranquilo y convencido responde que “como usted sabe, en Rusia estas cosas son de mal augurio, pero gracias a Dios, todo salió bien. Por supuesto, en el futuro intentaremos que el número de mujeres no supere al de hombres”. Al escuchar esto, otro periodista entró al trapo acusándole de sexismo, a lo que Perminov respondió que “Esto no es discriminación. Simplemente digo que cuando hay mayoría de mujeres, a veces surgen algunos comportamientos no autorizados o bien ocurren otras cosas”. No explicó a qué se estaba refiriendo.

En fin, creo que no merece más comentarios por mi parte. Hacedlos vosotros mismos.

Como decía al principio, el sexismo sigue existiendo en buena parte del mundo. Pero lo cierto es que tanto la sociedad rusa como su programa espacial siempre han sido tremendamente sexistas, a pesar de que la propaganda soviética haya querido dar imagen siempre de lo contrario. Es cierto, la primera mujer en el espacio fue una rusa, Valentina Tereshkova, en una época en la que en los Estados Unidos nadie se planteaba incluir a mujeres en tareas de estas características. Pero lo cierto es que Tereshkova voló por decreto, por decisión política para, precisamente, hacer propaganda de cara al exterior sobre lo democrático que era el régimen comunista, “incluso para las mujeres”. Y lo hizo con el desagrado de todos los responsables del programa espacial soviético, empezando por Korolev. La muestra es que pasarían nada menos que 19 años hasta que otra mujer rusa subiera al espacio, Svetlana Savitskaya, en agosto de 1982. Y de nuevo se trató más bien de propaganda, para adelantarse a los norteamericanos ante la próxima puesta en órbita de la primera mujer por su parte, Sally Ride, en junio de 1983. Savitskaya volvió al espacio en julio de 1984, de nuevo para batir a los americanos con el primer paseo espacial femenino, 3 meses antes de que Kathryn Sullivan pudiese anotarse el tanto para los Estados Unidos. Elena Kondakova sería la terrcera y última mujer rusa en el espacio, formando parte de una tripulación a bordo de la Mir entre 1994 y 1995. Desde entonces, las mujeres han ido logrando un espacio cada vez mayor (aunque aún menor que los hombres) en el programa espacial norteamericano, pero ninguna más ha subido al espacio por parte rusa. A día de hoy, no hay mujeres en el cuerpo de cosmonautas ruso. Significativo, ¿no? (Foto: Roskosmos)

ACTUALIZACIÓN: Como me señala Pepe en los comentarios, sí hay a día de hoy una mujer en el cuerpo de cosmonautas ruso: se trata de Yelena Serova, seleccionada en octubre de 2006 y que aún puede considerarse "aspirante" al encontrarse en proceso de entrenamiento. Gracias a Pepe por la corrección.

22 comentarios:

Pepe dijo...

Penoso el tema del Perminov, que parece que después trató de arreglar diciendo que todo era una broma... en fin. De todas formas, en tu entrada dices que actualmente no hay ninguna mujer en el cuerpo de cosmonautas, y eso es lo que yo pensaba, pero hace poco me encontré en Spacefacts con el nombre de Yelena Serova. ¿Sabes algo de esta chica?

Javier Casado Pérez dijo...

Vaya, pues tienes razón. No, no había oído hablar nunca de ella, pero Spacefacts es una página fiable. Según dice allí, fue seleccionada en octubre de 2006 (es decir, hace poco más de año y medio) y es ingeniera en RKK Energiya. Aparece como "test cosmonaut", que no entiendo bien lo que quiere decir: ¿cosmonauta en prácticas, la becaria, o bien cosmonauta de segunda, para pruebas en tierra? Si alguien sabe algo, que lo diga, yo a ver si tengo un rato para seguir investigando.

Javier Casado Pérez dijo...

Aclarado: creo que lo que quieren decir con "test cosmonaut" es justamente "cosmonauta en prácticas", es decir, que está aún en fase de entrenamiento para cosmonauta. Efectivamente, fue seleccionada con el último grupo de aspirantes a cosmonauta en octubre de 2006. Lo más curioso es que Perminov critica a las mujeres, pero luego se las coloca al lado para hacerse la foto cuando le interesa: http://www.roscosmos.ru/NewsDoSele.asp?NEWSID=1855

zeroauriga dijo...

Yo solo le pediria al señor Perminov que me muestre las pruebas , datos, fallos de programacion o integridad de los componentes y su relacion directa con el sexo de los astronautas.
Cada cual en su fuero interno o en el bar con los amigotes es libre de opinar y decir las chorradas que quiera. Pero si ese señor habla en calidad de director de la agencia rusa ( y cobra un sueldo por ello) ademas de ser lamentable y ensuciar la imagen de su propia organizacion, deberia dimitir por inepto e inutil.

Anónimo dijo...

Berlusconi se ha cachondeado de Zapatero, que por pura demagogia mete a una colección de incapaces como ministras. A Berlusconi le pasa como a otros aquí, que hemos visto la incompentencia de las tías que ha metido Zapatiesto en el gobierno.

Esto no es un blog de ciencia, es de vigilancia progre en el ámbito de la ciencia. No dejáis las consignas ni para ir a deponer.

Javier Casado Pérez dijo...

A zeroauriga: amén

Al anónimo: eres libre de pensar como quieras, allá tú.
En cualquier caso, creo que mi comentario iba más allá de cualquier idea política: hacía referencia a las críticas a una formación de gobierno únicamente por razones de sexo. No entro en si dichas ministras son incapaces o excepcionales (tanto una cosa como otra, tendrán que demostrarlo), pero criticar un gobierno como "excesivamente rosa" o decir que su presidente "tendrá dificultades para gobernar rodeado de tantas mujeres", no creo que diga mucho sobre la capacidad de esas mujeres, y mucho menos sobre el que suelta tamaña memez. Si tú piensas también así, lo siento por ti.

Gring dijo...

Este ruso, menudo machito!
A lo mejor es que el hombre que estaba en la nave no rindió! Jijiji.

Pues acabo de dar con tu blog y me encanta, ya me iré pasando!
Adiós!

Yunochka dijo...

Hola. Soy una chica rusa. Y os quiero decir que ahora mismo quedan muy pocas cosas de machismo en Rusia. Es que este tío es de la época pasada y tiene otra formación. Y lo que ha dicho es una tontería!

Ministro Iñigo dijo...

Teniendo en cuenta que se han venido incluyendo mujeres en el programa espacial por una simple cuestion politica, discriminando a un astronauta mejor preparado y capacitado puramente por pertenecer al genero masculino caben esperarse resentimientos en el director de la agencia espacial rusa que sean purgados en comentarios pellorativos. Ahora, podemos unicamente reprovarle, o tambien podemos criticar ese modelo de sometimiento de la eficiencia y la competitividad al capricho de 4 mujeres belicosas y al de sus simpatizantes.

Javier Casado Pérez dijo...

Yunochka, me alegro de oírlo.

Ministro Iñigo, entonces, según tú, ¿la culpa de esa política propagandística la tuvieron las propias mujeres que protagonizaron aquellos hechos? Bueno, y sus supuestos simpatizantes... Claro, que si eran tan belicosas... En fin...

Ministro Iñigo dijo...

Evidentemente no, si el Director no tiene ninguna prueba acerca de alguna negligencia o inoperancia no puede despachar contra nadie, y menos hacerlo en ningun caso de forma categorica o pellorativa sea cual sea el colectivo. Espero que halla quedado claro esto, por que "......En fin....." no he visto ninguna critica sobre un sistema que se ha provado ha penalizado al hombre por el mero hecho de serlo. Una critica porque alquien mejor cualificado y preparado se ha quedado a las puertas de un paso tan importante como es ir al espacio por un caso de corrupcion patente. Para asumir tal critica hace falta un ejercicio de honestidad, tipico por otra parte en la practica cientifica, y no en la practica de la vigilancia ideologica de la ciencia como apuntaba Anonimo.

En fin.

Anónimo dijo...

“Simplemente digo que cuando hay mayoría de mujeres, a veces surgen algunos comportamientos no autorizados o bien ocurren otras cosas”

Totalmente de acuerdo, y sabeis que es verdad.

Javier Casado Pérez dijo...

A Ministro Iñigo: dices que “no he visto ninguna critica sobre un sistema que se ha provado ha penalizado al hombre por el mero hecho de serlo”. Bueno, pues no estoy de acuerdo por partida doble. Primero, creo que sí queda claro que critico implícitamente (y si no, lo aclaro ahora) una política propagandística que llevó a cabo misiones con mujeres sólo por razones publicitarias; ahora bien, en lo que no puedo estar de acuerdo, como decías en tu comentario anterior, es en culpar de dicha política a las mujeres que protagonizaron las misiones (a las que, además, calificas de “belicosas”; me gustaría saber en qué te basas). Segundo, dices que esa política “ha penalizado al hombre”; pues yo creo que claramente ha penalizado a las mujeres, al impedirles acceder al programa espacial soviético más que en ocasiones muy contadas, cuando convenía políticamente. Ellas eran quienes tenían restringido el acceso, no los hombres. Lo “normal” habría sido hacer un programa espacial sin restricciones de sexo, donde hombres y mujeres pudiesen competir por igual, que es justamente lo que se les impedía a las mujeres al no permitirles acceder. Es decir, lo normal sería hacer lo que hoy hacen los Estados Unidos, aunque también les costó lo suyo (hasta los 80 no abrieron su programa espacial a las féminas).

También dices que esto ha impedido que cosmonautas más cualificados y preparados hayan podido viajar al espacio. Es decir, lo que estás diciendo es que estas mujeres no estaban suficientemente cualificadas y preparadas. Pues permíteme contradecirte, pero pasaron el mismo entrenamiento y las mismas pruebas que los hombres, así que su preparación y cualificación estaba al nivel de cualquier cosmonauta. Supongo que por debajo de algunos, y por encima de otros, como cualquier otro, pero habían pasado el mismo filtro que los demás. Con la diferencia de que sólo se les permitió presentarse a ver si pasaban ese filtro en muy contadas ocasiones.

Por último, comentar que eres el segundo que me “acusa” de practicar la “vigilancia ideológica de la ciencia”. Sinceramente, en ambos casos no he podido reprimir una sonrisa al leerlo. Y es que casi me halagáis, porque no sé qué “poder” os pensáis que tengo para ejercer dicha “vigilancia” (ya me gustaría a mí). No soy más que un aficionado a estos temas que dice lo que piensa sobre ellos en artículos de opinión. En ese sentido, lo de “ideológica” claro que lo admito, en cuanto a que expreso mis opiniones. Porque sí, este blog es en buena medida de opinión sobre temas de astronáutica y espacio, como ya se lee en la cabecera (“un lugar para debatir”, es decir, para opinar), y nunca he pretendido otra cosa. De hecho, con esa intención hice el blog: ya estaba cansado de morderme la lengua en artículos para revistas y en libros, donde, lógicamente, escribo dejando al margen mis opiniones; en el blog, por el contrario, me doy el lujo de largar lo que me apetece. Por supuesto, tratándose de opinión, cada cual tendrá la suya, faltaría más, y ahí están los comentarios para darla. O siempre puedes abrir tu propio blog, que es gratis…

Ministro Iñigo dijo...

Bien. Un par de puntos:

1º Permiteme no haber percivido una critica implicita a dicho sistema. He releido el texto y sigo sin percivirla, quizas este incapacitado para captarla. Lo cierto es que me parece que realmente tal critica no existe. Pero vamos que estara hay, no te preocupes.

2º A las mujeres que he calificado de belicosas, lo creas o no, no es a las astronautas. Sino a las mujeres que pertenecen a esa corriente de extremofeminismo, que seguramente conoceras y poco tienen que ver con la astronautica. Con los simpatizantes tampoco me referia a los chavales que aprietan tuercas y que quieren ligarselas.

3º He construido la reprovacion bajo el supuesto por ti mismo expuesto de "política propagandística". Quizas entienda ese termino de una forma particular.

4º No estube alli, creo que usted tampoco, pero supongo que el Director de la agencia es un profesional, muy profesional. Y que si una mujer es capaz de levantar 500 kilos y hacer veinte virgerias extra la llebaria, contento como el que mas. Y que si este señor protesto por la inclusion de esas astronautas es porque habia en ello algo que hiba en contra de su profesionalidad . "La politica propagandistica" supongo.

5º Pero supongamos que la politica propagandistica era para eliminar realmente el imperante machismo que habia. ¿Si personas con una formacion menos cientifica (racional) promovieron una politica propagandistica antimachista, porque no hiba a secundarla el Director de una agencia cientifica (formacion racional)? Posible, pero irracional.

6ºPero si suponemos que la politica propagandistica era un medio para despertar simpatias y no para curar un verdadero defecto, creando asi un defecto en el funcionamiento racional. Se entiende perfectamente que personas sin formacion racional promovieran tal "propaganda" mientras que tambien se entiende que el Director de la agencia se cabreara.

7º Si no hay muchas astronautas sera porque en terminos estadisticos las puntuaciones obtenidas por hombres son superiores. ¿En atletismo el hombre obliga a correr mas despacio a la mujer? ¿y si hombres y mujeres corrieran en la misma carrera, no pulularia el fantasma de la discriminacion machista y "las politicas propagandisticas"?.

Saludos

Javier Casado Pérez dijo...

4. La profesionalidad no tiene nada que ver con el machismo. O sí, según se entienda lo de profesionalidad; pero lo que quiero decir es que uno puede ser muy bueno en lo suyo, y tener todos los prejuicios del mundo. Por otra parte, Perminov no protestó en ningún momento por la inclusión de estas astronautas: una de ellas era una astronauta americana, a la que traían de vuelta a la Tierra como “pasajera” en virtud de los acuerdos de cooperación entre ambos países; y la otra era una “pasajera de pago” que los rusos habían llevado a la ISS previo pago de su país (Corea) a Rusia para poner a un ciudadano suyo en el espacio (exactamente igual que hicimos en España con la última misión de Pedro Duque). Ahora bien, que no protestara en ningún momento no quiere decir que le gustara, aunque eso lo sabrá él (por su comentario, parece que mucha gracia no le hacía, pero eso son conjeturas, al fin y al cabo). En cualquier caso, suponer que un comentario machista tiene alguna razón detrás, no es de recibo, al menos para mi; de hecho, si de verdad hubiera alguna razón objetiva para quejarse, se debería hacer claramente y sin mezclarlo con prejuicios generalistas.

5 y 6. En ningún momento he dicho que la política propagandística seguida en su día por la Unión Soviética en su programa espacial tuviera como fin eliminar el machismo. En absoluto. Era una política propagandística de cara al exterior, pura propaganda política sin más, para hacer aparecer el sistema comunista como superior al capitalista, nada más.

7. Hoy en día, las condiciones físicas no son el parámetro más importante en la selección de astronautas. Cualquier persona en buena forma y en buen estado de salud puede pasar ese filtro. En los comienzos del programa espacial se buscaban “superhombres” porque no se sabían bien los riesgos para la salud del medio espacial. Ahora se valora principalmente la formación técnica, la inteligencia y el perfil psicológico. Si no hay muchas astronautas es por la misma razón por la que no hay muchas mujeres en profesiones técnicas: por motivos históricos, porque hasta hace poco eso no se consideraban profesiones “de mujeres”. Hoy las cosas están cambiando, y cada vez hay más féminas astronautas y en todos los demás sitios. Por ponerte un ejemplo: cuando yo empecé a estudiar ingeniería aeronáutica, el índice de mujeres en la carrera era más o menos de un 2%; a día de hoy, anda por el 50%. Espera unos años, y verás muchas más mujeres astronautas, al menos en aquellos países que no ponen prejuicios a su acceso.

Saludos

Javier Casado Pérez dijo...

En relación con el último punto de mi comentario anterior, me estaba acordando de los comentarios de Mike Mullane, un exastronauta de la NASA, en su fantástico libro “Riding Rockets” (muy recomendable, a ver si le dedico un articulillo; lástima que sólo esté disponible en inglés). Mullane vivió la entrada de las primeras mujeres en el programa espacial norteamericano, mientras todos los demás astronautas (incluido él, según admite él mismo) las veían bajo el típico velo de los tópicos machistas: los yogurcitos más o menos apetecibles, que se iban a ir por las patas abajo en cuanto subieran a un cohete o simplemente empezaran el entrenamiento. Mullane se define a sí mismo en aquella época como alguien “del planeta AD”… el planeta de “la madurez interrumpida” (“Arrested Development”), el arquetipo del típico piloto militar machito. Y a lo largo del libro (la autobiografía de sus años en la NASA) va mostrando cómo va cambiando su percepción hasta romper todos sus prejuicios y considerar a aquellas mujeres como iguales en todos los sentidos. Y os aseguro que no lo dice por quedar bien: no hay más que leer cómo se las gasta Mullane en otros temas en su libro, como cuando tiene que poner a parir a personas muy conocidas de la NASA con nombres y apellidos… Si había alguien machista en los 80, ése era Mike Mullane, en sus propias palabras. Y la experiencia le hizo darse cuenta de lo equivocado que estaba. Y es que el machismo es sólo eso: desconocimiento de la realidad (y ya sabemos también que no hay más ciego que quien no quiere ver…)

Ministro Iñigo dijo...

Muy bien. Quiero comentar algun punto:

A: En un sistema de plazas limitadas los que justamente merece acceder a ellas son los mejores de los aspirantes. No es justo que se seleccione al azar los que han superado cierto nivel, y menos si la seleccion es parcial (creo que has terminado asumiendo la parcialidad del suceso).

5 y 6: Deduzco que has aceptado el punto 6 y por tanto deverias de aceptar todos los mensajes anteriores.

7: A un astronauta se le exige una gran inteligencia. No solo existen diferencias fisicas entre los sexos sino tambien cognitivas, que pueden predisponer a unos a realizar un tipo de tareas y realizarlas mejor o peor. Si esto no se cree, pondre algun enlace.

Extra: Personalmente no tengo ni un solo recelo, a que una mujer pueda hacer cualquier tarea, si es capaz de hacerla. Y eso es porque pienso que alguien ocupa justamente un puesto puramente en virtud de sus habilidades. Es por ello que en el momento en que dan a alguien un puesto que por justicia le pertenecia a otro, simplemente porque pertenece al genero femenino me parece un acto de corrupcion. Algo que no paro de ver ultimamente .

Extra II:A mi me parece natural que haya muchas mas mujeres que hombres en las universidades, porque la mujer tiene una mejor "actitud" natural para llebar con exito una carrera (dedicacion, seguimiento de pautas marcadas, menor apetencia del riesgo, etc). ¿Y si un colectivo exigiera poner cuotas del 50% para los hombres? Seria un espectaculo bochornoso sin duda, lo suficiente como para que las mujeres largaran fecundamente acerca de su limitado entendimiento. Pues el contrario tambien. Y aprovecho la coletilla (y ya sabemos también que no hay más ciego que quien no quiere ver…)

Saludos

Javier Casado Pérez dijo...

A ver, no acepté en su totalidad el punto 6, por eso lo mezclé con el 5, porque creo que en el 6 había un poco de confusión por tu parte (lo digo sin ningún ánimo de crítica). Me explico: cuando yo hablo de la política propagandística que tenía en su día la Unión Soviética con sus vuelos espaciales, me refiero a eso, a la época soviética. Perminov es el actual director de Roskosmos, y hace ya muchos años que la agencia soviética no sigue una política propagandística de ese estilo. Otra cosa es que se mantengan actitudes machistas en el seno de la agencia, que era de lo que iba en parte el artículo.

7. Si no te entiendo mal, creo que dices solapadamente que no sólo las mujeres son más débiles físicamente, sino que también son menos inteligentes, ¿no? Hombre, seguro que puedes poner un enlace, yo si quiero también puedo poner enlaces a páginas que digan cualquier cosa: que el hombre no llegó a la Luna, que hay abducidos por extraterrestres, que cada dos por tres se aparece la Virgen, o que la homeopatía cura, entre otros, y muchas pueden parecer muy serias. Y también puedo ponerte no sólo enlaces, sino libros que dicen muchas tonterías como estas. En fin, por mi parte no merece más comentario.

Extra1: y dale con que “le dan a alguien un puesto que por justicia le corresponde a otro”. A ver, si dejamos la frase tal cual, aislada de contexto, te digo que estoy 100% de acuerdo, y me da igual quien sea cada uno: hombre, mujer, blanco, negro, indio o japonés… Pero estamos hablando de un caso concreto, y aún estoy esperando que me demuestres de alguna forma en qué te basas para decir que las plazas ocupadas por cualquier astronauta femenina a día de hoy (las de la Soyuz TM-11 o cualquier otra) le corresponden “por justicia” a otro. A otro hombre, claro…

Extra2: hay gente con aptitudes para una cosa, y gente con aptitudes para otra, independientemente del sexo, color, nacionalidad o lo que se te ocurra. Y del tema de cuotas nadie ha hablado, que yo sepa. Desde luego, en el programa espacial no las hay, ni el americano, ni en el europeo, ni en el ruso, ni en el chino, así que no viene a cuento.

Sinceramente, creo que ya lo hemos dicho todo y está claro que no vamos a ninguna parte. Personalmente me aburre seguir con el tema, porque me parece darle vueltas a lo mismo sin avanzar (no te lo tomes como algo personal), así que por mi parte lo doy por terminado. Un saludo.

Ministro Iñigo dijo...

Acepto que lo des por terminado, de todos modos comunico mi replica. Veamos:

Extra 1) "...estoy esperando que me demuestres de alguna forma en qué te basas para decir que las plazas ocupadas por cualquier astronauta femenina a día de hoy (las de la Soyuz TM-11 o cualquier otra) le corresponden “por justicia” a otro". Usted

Crei hacerlo. Si no hubiera existido una politica propagandistica, esas mujeres no hubieran ido al espacio. Se hubieran seleccionado a otras personas. El que el director se cabreara indica que las tubo que llebar a la fuerza. Y nadie racional se resiste a algo que le favorece. Se deduce que habia mejores para esa mision que mujeres. Te remito de nuevo a los puntos 5 y 6, todo esto esta ya dicho.

7 Lo de los enlaces te ha terminado conduciendo por la senda de la hilaridad. Pareces incredulo sobre esa cuestion, adelante que en tal caso colocaria unos enlaces:
http://www.astroseti.org/noticia_1468__estudio_hombres_son_mas_inteligentes_que_las_mujeres.htm
http://www.iqcomparisonsite.com/SexDifferences.aspx
http://paulcooijmans.lunarpages.com/onint/sex.html

Saludos

Anónimo dijo...

zeroauriga, le das razon al tio Perminov!

Rich dijo...

"Este ruso, menudo machito!
A lo mejor es que el hombre que estaba en la nave no rindió! Jijiji."
Gring, solo una mujer podria hacer ese comentario!

Anónimo dijo...

Las mujeres son una mierda, cuando se pone en marcha la ley de violencia de genero aqui en españa se producen un 85% de denuncias falsas, cuando tienen el matrimonio y el hijo dejan al marido y este les tiene q pasar una pension a ella, otra al hijo, y seguir pagando la hipoteca... lo q tienen q poner aparte de las q matan al año (27) es a los hombres q se quedan en esta situacion (3000 al año) o se suicidan por esto (600) [yo seria de las q mataria en esta situacion (y soy un ciudadano ejemplar). Por supuesto ellas se alegran cuando pasa esto, y q yo sepa no hay ninguna peña "machista" y si feminista